martes, 29 de enero de 2013

Baztan: El relato: Guerra contra la Convención

Transcripcion de un texto del Archivo del Valle de Baztan.
Caja 245.
Narra los acontecimientos que tuvieron lugar en Baztan y alrededores
durante los años 1793, 1794 y 1795 : la denominada
Guerra contra la Convención Francesa, siendo alcalde
Juan Bautista Echeverria y Latadi, Capitán a Armas de Baztan.
Se mantiene la grafía de la época.
En rojo, difícil de leer.


El Valle y Universidad de Baztan, luego que
entendió, que una de las máximas de las reboluciones in-
testinas de la Francia, hera la de aniquilar nuestra sa-
grada Religion, de perbertir  a ellas a otros Reynos, y
destruir sus gobiernos particulares, y Politicos, conoció que de
estos principios no dejarian de resultar grandes males,
 y especialmente, que llebando  adelante sus perbersos intentos no se
dilataría mucho el rompimiento con la España: vajo
el cuio concepto apuraron todos los medios que le sugirieron
su constante, y firme deseo de mantenerse sin decaden-
cia en la misma Santa Religion, en sus buenas costum-
bres, y en la lealtad inmutable, que siempre havi
guardado a su Rey, y Señor natural: Para ello alistó
toda su gente desde la edad de 17 años, hasta la de 56,
 y en seguida la abilitó de Armas, y municiones, para
 que estubiese prompta, y dispuesta para siempre que
 fuese preciso hacer uso efectibo de ellas, y para el
  mas arreglado, puntual, y cumplido servicio de S,M.
y defensa de la Patria, procedió por el mes de Novi-
embre de 1792 , a la formación de un Batallon, com-
puesto de 8 compañias de a 95 hombres, entre sacando-
de los más robustos, y Agiles, de los comprendidos en
la Lista General, con su correspondiente oficialidad
de Coronel, Theniente coronel, y de Sargento maior ,cuios
Empleos, conforme a sus pribilegios, y usos antiguos
tocaron por sus Cargos al Alcalde, y sus dos Thenientes
Capitanes, Thenientes, Subthenientes, Sargentos, y Cabos:
Este Plan de la formación, se presentó por medio de una
Diputación, al Itmo Señor Conde de Colomera, al tiempo
Virrey, y Capitan General de este Reyno de Navarra,
quien lo aprobó inmediatamente gustoso, con demostra-
ciones Publicas por una deliberación tan buena y acertada.

            Sin verificarse la Declaración de la Guerra, nos
dieron los Franceses un Ataque por la parte de los Alduides
el dia 3 de Marzo de 1793, que es el en que tubieron prin-
cipio las ostilidades, pero se les rechazó sin dejar adelantarse,
y  desde entonces, las mencionadas ocho compañias, juntamente
con la corta tropa que arribó al valle, defendieron su dilatada
Frontera, relebandose los unos a los otros en el numero maior,
ó menor, que pedian las exigencias, tiempos, y circunstancias,
y haviendose declarado la dcha Guerra por la Francia hacia
mediados del mismo mes de Marzo, repitieron los Enemigos sus
Ataques, y Correrías por diferentes Puntos, y los primeros
que salieron  á oponer  resistencia , fueron todos los compreen-
didos, y no compreendidos en el expresado Batallon, unas
veces auxiliados de la corta tropa, y en otras por si solos,
portandose siempre con mucho Espiritu, y presencia de
Animo, poniendose a la frente del maior riesgo: Desde
entonces hasta el dia 24 de Julio de 1794, mantubo el Va-
lle a su costa, sin el menor grabamen del Real Erario,
a toda su gente empleada, gastando de sus propios, inmen-
sa  Cantidad, y lo mismo hizo la villa de Maya con la suya.

            Aunque el valle, y la villa, se defendieron en el
modo referido, sin dejar al Enemigo, á Imbadir sus Pueblos,
padecieron sin  embargo sus vecinos, y Abitantes, muchi-
simo perjuicio, por el considerable numero de ganado de todo
genero, que les apresó, introduciendose a ese fin en sus dila-
tados montes, quadrillas de gente de pexima conducta, de que
abundaban los Pueblos inmediatos del Pais Bascongado, que
al Abrigo de la libertad mal entendida, se echaron desemfre-
nadamente al Robo, y Pillage, en cuias operaciones se
distinguieron los Baigorrianos, como lo acostumbraban
tambien en tiempo de Paz: Estos excesos no se considera-
ron a los principios, como derechos de la Guerra, por saber-
se que en ellos se empleaban unicamente, unos parti-
culares de perberso proceder, y versados en los urtos, y
se crehia, que lo que por este medio adquirian, hera
para su propio aprobechamiento, y que á ello propasa-
ban sin orden, ni aprobación de sus Gefes Militares, pero
en bista de sus continuadas y maliciosas operaciones, y
desengañados los Españoles de que el sufrir por más
tiempo, hera darles motivo para aumentar sus inso-
lencias, empezaron estos a represarles todo el ganado
que pudieron, para lo qual Nuestros Comandantes die-
ron permisión, en justa venganza, haviendo sido
prohibido hasta entonces, por que al principio las
maximas de nuestro Soberano se dirigian a toda benig-
nidad, y como a hacer presente a la Nacion francesa
su buen deseo de que reconociese sus errores, y adoptase
los medios de su conserbación en un gobierno arreglado, y
correspondiente, y efectibamente se les apresó algún
ganado, pero no en tanta cantidad, que fuese capaz de
cubrir el daño recibido, fuera de que de este modo no se
beneficiaron los perjudicados, sino otros que tubieron la
fortuna de lograr interes en las apreensiones.

            No fue solo el daño insinuado el que experimenta-
ron en la frontera, sino que tambien padecieron en el Centro
otros mui considerables, causados por nuestra propia tropa,
y por el Paisanage que bino de la Ribera, y otras partes de
lo interior del Reyno, pues con mucho abandono, y liber-
tad, usaron del aprobechamiento de Cantidad de todo ge-
nero de ganado, matandolo, asi publicamente, como a priba-
dos, y lo mismo hicieron de los frutos , y producciones de las
Heredades, Huertas, y Arboles, y no menos exceso come-
tieron los Soldados de a Caballo, y los Criados, y Asisten-
tes de los oficiales, en los Fenerales, o Prados, cortando
la yerba, y gastándola en parte de la manutención
de sus Caballerias, y demas Caballerias, ahorrando por
este medio las raciones de cebada, que les daba el Rey,
la qual casi publicamente vendian a particulares.
Mucho Dueños de las propiedades aguantaron
los dichos daños, con la consideración de ser una de las Pe-
nurias que consigo trae la Guerra, y no menos porque
haviendo representado algunos a los Gefes Militares , ningún
remedio se conoció, y finalmente llegó a tanto el desorden,
que los soldados de Caballeria, criados de los oficiales, Arrie-
ros de las Brigadas, y otros, introducian a su libertad los Ca-
ballos, y Caballerias en los mismos Prados, haciendo en estos
perder mucha yerba con el Pisoteo, teniendo a bien los due-
ños no reclamar por tal de librase de los insultos, y tro-
pelias con que varias Personas havian sido tratadas, en ocasio-
nes de querer defender sus propios vienes: Agregase a lo
referido el trabajo grande con que bibieron en mas de año y medio
los Baztaneses, y los de la villa de Maya, agobiados de Aloja-
mientos, Bagajes, y de otros objetos del Real Servicio, sin
recibir de muchos oficiales la remuneración que en otras par-
tes ha sido regular, y corriente, por las Camas, Lumbre, y otros
utensilios, que se les suministraba por los Patrones; y aun-
que una parte pequeña de la dcha oficialidad, conducida por su onor
y propia estimación, satisfizo puntualmente lo que hera de su
obligación, la demas no lo hizo,sino que sin vergüenza disfru-
taron de la Pobreza de los del valle, y de la villa, no queriendo
soltar lo que justamente devian pagar.

            No es tampoco lo mas lo relazionado hasta aqui
lo que han padecido el Valle de Baztan, y la villa de Maya
pues haviendo sido atacados por los Enemigos la madruga-
da del dcho dia 24 de Julio de 1794, desde luego ocuparon la
dicha villa, y los Lugares de Errazu, y Arizcun, de modo
que de estos tres Pueblos, con el Castillo del primero, esta-
ban apoderados para las seis de la mañana, sin que se les
hiciese mas resistencia, que una mui corta, entre Arizcun
y Errazu, despues de ella no se trató mas que de la Fuga, tra-
iendo los de la tropa en sus Bocas  la voz regular, y corriente
en todo el tiempo de la Guerra : de que somos cortados : la
qual  en varios lances conocidamente faborables , ocasionó contra-
rios efectos, perdiendo ocasiones de ganar acciones gloriosas para
las Armas del Rey, y otras probablemente seguras de facil
bencimiento de los Enemigos por su inferior numero, aiudando
para ello la preocupación de sus imaginaciones, que tambien hera
corriente, de que los enemigos se presentaban siempre, con
mui superiores fuerzas, quando las mas veces se sabia  ebidente-
mente, que con exceso no llegaban a las nuestras: No se sa-
bia con qué gente se nos atacó el dicho dia 24 de Julio, pero
según las noticias que posteriormente adquirimos, por diferen-
tes conductos, no hera tanta que no se le pudiese resistir, pues
ademas de los puestos ventajosos con que nos faborecia el terreno
en varias partes, havia en el valle, y en Maya pasados de
nuebe mil hombres, cuya cuenta se sacó por las raciones que
diariamente se gastaban, en los quales no se compreendía
el considerable Paisanage del Pais, que no las recibia; y aun-
que no es de admirar, que considerando la furia, e intre-
pidez con que se descolgaron de las Alturas de que estaban
en Posesion, decidiese a su fabor la victoria, y que ocupasen
los dichos Pueblos de Errazu, Arizcun, y Maya, causo
espanto a los naturales, la conducta que en aquel dia
observó  nuestra tropa, despreciando varios Puntos, y ocasio-
nes  de contener al enemigo, ni dejarles pasar mas adelante
de los quales el uno hera el puesto llamado Meaca entre
Arizcun y varrio de Vergara, que por su situación natural
forma esa altura una especie de fortaleza, con avenidas des-
cubiertas por todas  partes, y fácil retirada en caso necesario
sin riesgo de ser cortados antes de advertir con tiempo qual-
quiera  tentativa dirigida a ese fin; y enseguida ocuparon
los franceses para las ocho de la referida mañana, los Pueblos
de Elvetea , y Elizondo, logrando mas ventajas, que las que
pensaron, como diversas veces han confesado ellos mismos a va-
ríos naturales, haciendo al mismo tiempo mofa, y escarnio
del Exercito Español:  No pararon en eso los subcesos de
aquel dia, pues sin ser bastante la perdida de los cinco Pueblos
de Maya, Errazu, Arizcun, Elvetea, y Elizondo, é igualmente
libre de los nuestros el de Azpilcueta, continuaron estos
en su fuga, dejando al arbitrio del vencedor, el resto del valle, y
no pararon hasta arribar la noche del mismo dia al lugar
de Almandoz, ultimo de dcho valle de Baztan, siendo asi –
que de la parte de aca de Elizondo havia parajes aparentes
que el terreno mismo les combidaba para hacerse fuertes,
entre los que se cuentan las Alturas de Santa Barbara
de Yrurita y de Zuraurre, que cubrían todas las avenidas
de la parte de alla, y de hacia los valles de Vertizarana,
y de Santestevan de modo que con solo apostarse una por-
cion de nuestro Exercito en cualquiera de dichos dos Puntos,
se hubiera conservado, a lo menos  por algunos días, desde el
lugar de Yrurita inclusive, y aun que tambien havia otros
no menos ventajosos en el intermedio de Almandoz, en
ninguno se trató de reunir la tropa, en cuia vista las Gentes
del valle, y de la villa, cercadas del susto , que las causó una
retirada semejante, hallándose todavía distante el Ene-
migo con tan perjudiciales resultas para ellos, se vieron
precisadas a huir, y seguir al Exercito Español, condu-
ciendo muchos, consigo, sus tiernas criaturas, y algunos
muebles de su preciso uso, y no fueron pocos los que por preferir
la fuga, abandonaron todos sus efectos, a que se añaden las tro-
pelias que varios experimentaron en el transito, y en los Pue-
blos de su Paradero, quitándoles algunos de la tropa, sus propias
caballerias, echándoles de ellas los muebles, y cosas que lleva-
ban, y lo que es mas no faltaron a quienes les robaron el
dinero que traían en sus Bolsillos, como único refugio para
su manutención en los ulteriores días en las partes á donde
arribasen: En el concepto cierto de que en un dia, ni en
muchos mas no realizaría el Enemigo los subcesos que logró
en el primero del Ataque, si se hacia una defensa no mas que
mediana, aun que las cosas se presentasen con el peor sem-
blante que pueda pensarse, heran muchos los efectos que
por precapción condugeron, y Deposistaron los vecinos, y Mo
radores de los dhos Pueblos de Maya, Errazu, Arizcun, Az-
pilcueta, Elvetea y Elizondo, en el expresado de Yrurita, y
otros de mas acá, con la previsión, ó temor de que á caso
no tardaría en llegar el Lance de Atacar, Ymbadir, y
acupar aquellos, como mas próximos a la Frontera, por
que continuamente miraban sobre si la amenaza, por
tener al Enemigo a la vista en las Alturas; pero el Aban-
dono del valle, desde el mencionado lugar de Yrurita inclusive,
ocasinó perdidas mui mas Considerables, que las que hubieran
experimentado los naturales, á no haverse retirado el
Exercito el mismo dia 24 de Julio hasta el Pueblo de Al-
mandoz, pues no mas que se mantuviese unos dos ó tres
en Yrurita, ó en sus Ynmediaciones, no hay duda, que
grandísima cantidad de Ropa blanca, Camas,  muebles,
Granos, y otros comestibles, que no se aprovecharon, y
quedaron a discreción del Enemigo se hubieran salvado, y
por no haverse executado una cosa tan fácil, sin ningún
mal riesgo, no solo se perdieron aquellos efectos, conducidos
y Depositados, que sus Dueños los consideraban seguros,
sino es también muchísimos mas, de los vecinos, y naturales
de Yrurita, y de los Pueblos de mas acá, que los tenían
y conservaban por entero en sus casas, con la Certeza de
que no les faltaría tiempo para internar después que bie-
sen alguna novedad en los mas cercanos a la Frontera;
para cuia prueba, y de que no es temeridad el asentar en
esta relación, tan melancólicamente, el deporte, que en
aquella ocasión observó la Tropa Española, abandonando
todo el valle de Baztan hasta Almandoz, juntamente
Con el Almacen Real de SM., que tenia en el dicho
puesto de Santa Barbara de Yrurita, y  otros muchos
efectos pertenecientes a las Rl  Hacienda, que existían
en otras partes, es constante, y verídico el hecho de
que para quando se atrebió el Enemigo á acercarse
al dicho Pueblo de Yrurita (á reserba de unas quadrillas
cortas que benian, y desaparecian) pasaron lo menos
de dos á tres dias, en cuia epoca, muchos naturales se
animaron al arreglo de procurar sacar de sus efectos lo
que pudieron, y unicamente consiguieron de algunos re-
siduos, que hallaron, por haver sido para entonces sa-
queadas las casas; y para la misma prueba conducen las
publicas expresiones de muchos Franceses, de que tenian
concertado en su Plan, conquistar solo el dcho dia a Maya
y Errazu, pero que la fuga inpensada de sus contrarios
les presentó la ocasion de abanzar mucho mas: No és
de pasar en silencio el caso notorio, que sucedió en
el propio dia, y és, que estando en Posesión los Enemigos,
como se a dicho hasta el Pueblo de Elizondo inclusibe, para
las ocho de la mañana, y á pocas oras despues, también del
de Garzain, las gentes del de Yrurita, aun que cerca-
das del temor de experimentar en brebe igual suerte, per-
manecian las mas en sus ogares, crehidas que nuestro
Exercito se reuniria y haria frente en Santa Barba-
ra, ó en Zuraurre sin Abandonar el Almacen que
havia en el primero de estos puestos, ni que por consi-
guiente tendrian precision de dejar sus casas con pre-
cipitación; pero a lo que hera la ora de Comer, obserbaron
un tiroteo, entre un trozo de gente apostada en las
Heredades llamadas Garzainlandac, y otro que se halla-
ba en el Camino Real, y Piezas de Loizu, y persuadidos,
que el primero era de los Españoles, y el segundo de los fran-
ceses, se asustaron, y tubieron a bien de abandonar sus Casas,
y prefiriendo la perdida de los vienes, tomar el medio de huir, como
lo hizo la maior parte, á cuia resolucion contribuió una Quadrilla
de soldados, que desprendiendose de hacia los dchs trozos, llegó
al Pueblo gritando desaforadamente, que la Asamblea benia,
estaba  ya encima, y que cada cual procurase salbar su
Persona; pero  á poco despues se descubrió su maldad: que de
uno, y el otro trozo heran de los Españoles, y maliciosamente
inbentada la escaramuza, para hacer salir de las casas a sus
Dueños, y familias, como lo consiguieron, y acudiendo en tropel
todos, fueron los primeros que se hecharon al saqueo, y pi-
llaje de quanto pudieron, y á su imitacion se emplearon
en lo mismo, muchos de la Patria, que se quedaron por enton-
ces, y han subsistido despues entre los sediciosos, que son
aquellos de no mejor conducta de los Pueblos, pues es constan-
te , y notorio que, conforme los Enemigos los hiban ocu-
pando, ó que por su aproximacion dejaban los Dueños sus
Casas, y vienes, se hecharon a robar desenfrenadamente, y no
en menor Cantidad que los soldados, e igualmente es publi-
co, que diferentes Personas, hombres y mugeres de los Pueblos
de Alduide, Urdax, y Zugarramurdi, que por haber sido
ocupados anteriormente por los franceses, residian a la
sazon en el valle, fueron los que no menos se aprovecharon
de los vienes de los Baztaneses, balidos de la ocasión, y
desde alli en adelante, a las conocidas hasta entonces
mas Indigentes, ó faltos de lo necesario, se les bió con so-
bra de todo genero de Ropas, y comestibles, y aun para
hacer ostensión de sus Delitos, no faltaron quienes con
desbergüenza, y descaro, sacaron los dias siguientes a venta
publica, muchas de las cosas robadas, a la sombra de la con-
fusión, y desorden, que se experimentaba, con la entrada del
Enemigo, y por estar sin exercicio, las funciones de la Justi-
cia, y ausentes del valle los que la administraban antes
de esta novedad.

            Para benir en conocimiento de la verdad de lo que se
lleba relacionado, y de lo que se dirá mas adelante, conduci-
rá mencionar por maior, los antecedentes  echos ocurridos
en la frontera, antes del Ataque, é Ymbasion del dia 24 de
Julio: Los primeros Pueblos, que experimentaron los efectos
de la guerra, fueron los de Urdax, y Zugarramurdi: el pri-
mero de los dos fue Ymbadido, ocupado, saqueado, y quema-
do por entero, con inclusión del Rl. Monasterio su Parro-
Quia de San Salbador, sus Errerias de labrar fierro, y moli-
nos Arineros, en el mes de Sep. de 93: A poco despues les
siguió igual suerte al segundo, eceptuando una porcion alta de
Casas que quedaron libres del Yncendio, y los vecinos, y mo-
radores de ambos emigraron, y se refugiaron, en la maior
parte, en Maya, Baztan, y cinco villas: esta rebolu-
cion, ó novedad ocasionó en ellos posteriormente, unas
Enfermedades, y mortandad extraordinaria, y se cree
que en el dia apenas existira  su mitad : El Terror, que
la Combencion Francesa ocasionó en aquel Reyno, con su
jamas oida Crueldad de aprisionar, y matar con la guillotina
á millares , toda suerte de Personas, empezando de las Cabe-
zas principales del Rey, y de la Reyna, precisó á ampa-
rarse en España, y en otras Provincias, á muchisimas, y
de ellas quedaron en Baztan a los principios, en bastante
numero, y despues se les hizo internar  en cumplimietno de las
ordenes de nuestro soberano: Nosotros estubimos en Posesion
desde la Declaracion de la guerra, en varios meses, de las Al-
turas importantes de Elorrieta, Istauz, Yzpegui Buz-
tan celay, y Ariete, y de los demas colaterales á ellas, y
desde la ocupacion de los Alduides por nuestras Armas, veri-
ficada, á poco despues de los mediados del mes de Mayo de dho
año de 93, tambien estubo por nosotros, la no menos
importante Altura de Verderiz; y las respectibas hacia
Maya, subsistieron defendidas por la tropa que guarne-
cia a Urdax, y Zugarramurdi, hasta el mes de Sep.te siguien-
te, en que como queda adbertido, entraron en ellos los
Enemigos: las primeras conserbamos constantemente,
algunos meses, sin mas auxilio que el propio Paisanage,
y el Regimiento Provincial de Burgos, y al ultimo la
Dibisión de Granaderos, y Cazadores de Segobia, y algunos
otros Cuerpos, cuio numero no hera de consideracion: El
Pueblo de Alduide nos dio bastante en que entender
juntamente con la tropa enemiga que bino á el, que fue
desde principios de Marzo antes de la formal declaracion
de la Guerra, hasta despues de mediado de Mayo de 93, en
que haviendolo ocupado nosotros, mediante su humillacion,
y sometimiento a la Dominación Española, el General en
Geje D.Ventura Caro, lo admitio en nombre de S.M.
con amor, y venebolencia en nuestro Gremio, Jurando su
fidelidad al soberano: Despues se trató del concierto por el
dho Pueblo, y valle de Baztan, la restitución del ganado
apresado hasta entonces, de parte á parte, y en recon-
ciliarse para adelante con olbido total de lo pasado: obró
entonces el valle con la circunspección, que le es natural,
por que conocia el ynteres, que á España resultaba de
quedarse agregado el referido Pueblo a sus dominios, siendo
tambien de provecho particular de Baztan, por la situa-
ción internada en que se halla en el Quinto, porque su
desmembración les quitaba a los Enemigos la proporcion
de ofendernos por aquella parte, especialmente a los Bay-
gorrianos, que siempre han sido los Peores de nuestra
frontera, `pues aunque estos, y los Aldudeanos heran
naturalmente contrarios, por razon de sus respectibos
Yntereses, en tiempo de guerra hacian un cuerpo, y
corrian de concierto contra la España, y no se le ocultaba
por experiencia el Carácter de ellos, y que una resolucion
semejante, hera efecto de una necesidad forzada, por
berse abandonados de los Franceses, y precisados á admi-
tir la ley, que quisiesen darles los Españoles, por cuios
motibos, y otros no dudaba, que como acostumbrados a vivir
con demasiada libertad, y casi sin subordinación, duraria
en ellos la fuerza del dho Juramento, y su aparente hu-
millación, en tanto quanto les combiniese, y no mas, y a
el concierto, permanezca unicamente , mientras les fuese de
utilidad , como en gran parte se a verificado, y se dira en la
Prosecución de esta relación: En consecuencia  de una de las con-
diciones puestas por el dho General en Gefe, tomaron luego
los Aldudeanos,  parte actiba en las ostilidades contra
sus Compatriotas antiguos los Franceses, formando para
el mejor, y mas puntual serbicio de S.M. y defensa de sus
ogares, una compañía, ó Batallon, compuesto de los
Hombres Capaces de manejar la Arma, el que posterior-
mente se realizó con maior formalidad con el nombre de
los Voluntarios de Alduide : En el mismo tiempo por ha-
berse  reforzado, y Parapetado los Enemigos , poniendo Cam-
pamentos, en el paraje llamado Castelpiñon, situado entre
el monte de Altovizcar, y villa de San Juan de Pie del
Puerto, como asi mismo en el puesto de  la Banca, que
se halla en las Gargantas de los Montes del intermedio
de Alduide, y Baigorri, junto a la Fabrica de Latour:
y considerando que desde ellos podrian incomodar la
Frontera con mucha facilidad, y frecuencia, se les ataco
por nuestra parte en diferentes dias: El de la Banca
mandando el Theniente General Dn. Juan Gil, comandante
de la Linea del Centro, se verificó en 3 de Junio de 1793, en
cuia ocasión huieron los Franceses, abandonando aquel pu-
esto, y dando fuego a las tiendas, y Polbora: ocupó parte
de nuestra tropa, pero á poco rato despues, se le sorpren-
dio por una Emboscada Enemiga; en esta ocasión perdi-
mos entre muertos, Prisioneros seis, ó siete hombres,
con inclusión de dos oficiales de los voluntarios de este Reino,
y sin compreender doce Paisanos del valle que hiban de
Bagaje, y los llevaron con sus cargas, y veinte y tres
Caballerias, con mas la Escolta que les acompañaba
Y  otra de ellos se halló muerto en el monte, un vecino
de Azpilcueta, y nosotros les matamos algunos, y
cogimos diez y siete Prisioneros, y tambien Porcion de
efectos: Hallandose el Genl. En Gefe Caro el otro dia 3 de
Junio , en Roncesvalles, ó , Burguete, se sintió en Baztan
la mañana del cinco, de hacia aquel lado, un cañoneo vibo:
La noche siguiente, binieron a Arizcun á sus anteriores
Alojamientos, los Granaderos, y Cazadores de Segovia, despues
de acabar la expedición de la Banca: A poco despues se supo
que el dho General en Gefe Atacó, y tomó todo el Cam-
pamento, que tenian los Franceses en el dicho Puesto
de Castelpiñon, con alguna perdida de gente de nuestra
parte, y maior de la de los contrarios, cogiendoles mu-
cha cantidad de Provisiones, efectos, y ganado: Perma-
neció en Posesión de Castelpiñon, hasta algo mas de mediados
de dho mes de Junio, y entonces, desbaratando todas las forti-
ficaciones, que tenian alli los Enemigos, lo abandonó el dho
General, haciendo desfilar a la tropa de noches, con toda precap-
ción, para que no advirtiesen este mobimiento , y se colocó en las
Alturas inmediatas á Roncesvalles: Posteriormente tanto
por este lado, como por el de la Banca se les incomodó a los
Franceses varias veces: se les incendiaron nuebamente  muchas
casas, y Bordas, y se les cogieron, ó apresaron porciones de
Ganado:

            El dia 6 por la mañana de dho mes de Junio de 93, que
hera el de la octaba de Corpus, empezaron los Franceses a ti-
rar con la Fusileria algunos tiros, desde las Alturas de la
Frontera mas inmediata á Errazu, y estando el Regimto.
Provincial de Burgos, con el Paisanage del mismo Pueblo aposta-
do, y dispuesto para oponer resistencia, en el caso de querer
intentar alguna entrada, reparamos que mucha gente Ene-
miga benia transitando por diferentes partes, y una co-
lumna, desde la Cumbre del Monte  de Auza, con dirección
hacia la Ermita de San Gregorio, en donde estaba nuestra
gente, la que fue acometida por una superioridad excesiba
por dibersos lados, y mientras que se les auxiliaba con los
socorros que se pidieron a los lugares inmediatos, se defendie-
ron constantemente, bien que perdiendo terreno, cediendolo
a la maior fuerza, y quando los Enemigos se acercaron
a pocos pasos del varrio de Yarbil, vecindario de dho lugar
de Errazu, llegaron los dhos socorros, que se componian
de los mencionados Granaderos de Segovia, una dibision del
Regimiento de Africa, otra de los Voluntarios de Na-
varra, y Porción de Paisanage, quienes les hicieron re-
troceder al campamento de Yzpegui, despues de un largo y
obstinado Fuego sin resultar de nuestra parte mas des-
gracia que unos Eridos; y de la otra se hallaron varios
cadaberes, y les cogimos diferentes Prisioneros: tenian
los franceses algunos cañones violentos, y Pedreros, con los
que estubieron haciendo fuego quasi todo el dia, y cesó de
todo Punto , á cosa de las nuebe y quarto de la noche: En
el mismo dia quemaron los Franceses algunas Bordas de
Errazu, y llebaron varios Estajos de ganado internandose
en los terminos del valle, mientras que la gente estaba ocu-
pada en el combate.

                        El dia siguiente 7, ocuparon nuestra tropa, y
Paisanage el collado de Yzpegui, haviendolo abandonado los
Enemigos la noche antecedente : durante ella se aumentó
considerablemente nuestra gente, concurriendo la de
todos los Pueblos del valle, y de la villa de Maya, y se  discur-
rió, que al abandono de dicho Punto les obligaria el temor
de algun Ataque, y dejaron alli los cañones, pedreros,
porción de Balas, y otros efectos:
                        Ynquietos los Enemigos, no cesaron de procurar hacer
todos los males que pudieron, Ymbadieron, saquearon, y
quemaron el Pueblo de Balcarlos, y nosotros á ellos el
de Arranegui: pasado algun tiempo recobraron los
Franceses los Puntos de Elorrieta, y Yzpegui, y havien-
dolos retenido en su Poder algun tiempo, readquirimos
nuebamente, y mantubimos algunos meses, durante los
quales se hicieron obras de consideración en Verderiz, y
entre otras, una casa fuerte, y un reducto, quarteles o
cubiertos para la tropa: en Elorrieta, Yzpegui , y Buz-
tancelay, asi bien se executaron muchos Atrincheramientos,
Parapetos, y Alojamientos; en Larzabal, un reducto
con sus fosos, contrafosos, y estacadas, y en el castillo de
Maya igualmente se practicaron otras costosas, gas-
tando el Real Erario en esos objetos, caminos nuebos,
y otros, crecidas cantidades: En el intermedio, que por
nosostros estubieron las Alturas, hubo diferentes Escara-
muzas, ó choques, particularmente entre los que salian
a las Descubiertas,y en algunas de estas ocasiones, nos
hicieron varios Prisioneros: El dia de Julio del mismo año
de 93, sorprendió el Enemigo las Alturas, y llebó Pri-
sioneros, ochenta y mas hombres del Exercito, y quatro
oficiales, desalojando de ellas a los nuestros, pero el dia
siguiente  2 , quedaron otra vez para nosotros, por ha-
berse hido los franceses, dando fuego al Campamento: Tam-
bien sorprendieron en dos madrugadas el reducto de
Larzabal, en la una se les rechazó con perdida, pero en
la otra, que desde la vispera estaba á cargo del desta-
camento de los voluntarios de Navarra, se llevaron Pri-
sionero todo el, juntamente con tres Mozos Paisanos
de Errazu, y quedaron unicamente dos, ó tres muertos
de los primeros, y uno grabemente Erido, que ni pudo
declarar las circunstancias del subceso, por estar pribado
del habla.

                        Estando las cosas en el estado que se lleba ex
presado, el dia 3 de Junio de 1794 dieron los Enemigos
un Ataque formidable, en un mismo dia, y ora, con el
que consiguieron apoderarse del Pueblo de Alduide, y de
los Puntos de Verderiz, Ystauz, Elorrieta, Yzpegui, Buz-
tancelay, Larzabal, Ariete, y de las Alturas de hacia
Maya, haciendo varios Prisioneros de la tropa, y del
Paisanage, y cogiendo algunos efectos, entre cuios Prisioneros
se llevaron la maior parte de la oficialidad, y soldados del
Regimiento de Ynfanteria de Zamora, que a la sazon
Estaba en Verderiz, y sus proximidades: En vista de
este subceso, nuestros Generales quisieron dejar abandonado,
parte del valle, asi como tambien abandonaron parte
de las Alturas, y entre ellas el reducto de Larzabal,
siendo asi, que los Enemigos no tenian tanta fuerza
que la nuestra no pudiese oponer resistencia, pero no
tubo efecto el dicho abandono, por algunas consideraciones,
que las expusieron los de la Patria: Luego que entraron
en Alduide, quemaron muchas casas de aquel Pueblo, de
modo, que juntamente con otros Yncendios que experimentó
anteriormente, quedó casi desolado, a cuia resulta, mu-
chas familias de alli, pasaron a vivir en Baztan.

                        Desde que los Franceses estaban en Posesion de las
Alturas (que como se ha dicho las tomaron el dia 3 de
Junio de 1794) hasta el 24 de Julio, que fue el del Ataque,
y ocupación del valle, hubo diferentes choques, ó funciones,
de las quales, las principales fueron, dos, ó, tres, en las cercanias
de la Ermita de San Gregorio, en los dias subsiguientes al
mencionado  3  de Junio: en el mismo tiempo otras, en el Mon-
te de Larro, y a la parte opuesta de Santa Barbara,
que son derecha, é Yzquierda de la villa, y Castillo de Maya,
y aunque tambien por el frente de este se presentaron Ene-
migos, el fuego de los quatro cañones del dho castillo, los
dispersaron, y acometieron, como queda dicho, por los Flancos
con el conocido designio de apoderarse de esa fortaleza, y de
la villa, lo que no lograron por haver sido rechazados,
matandoles alguna gente: el dia 10 de dho mes de Julio,
estando a la sazon la Legion Rl. de los Emigrados Franceses
Apostada ó Guarneciendo el Puesto llamado Arguinzu, fue
sorprendida mui de madrugada por los Enemigos, con tanto
Furor, que la destrozaron en mucha parte, perdiendo entre
Prisioneros, y muertos, mas de cien hombres, y balidos aquellos
de la muchedumbre, dispersandose por aquellos montes dilata-
dos, cogieron, y llebaron mucho numero de ganado de Baztan,
Yeguas, obejas, cabras y cerdos, en cuia perdida, fueron com-
preendidos principalmente los vecinos del lugar de Yrurita.

                        Quando los franceses se apoderaron de las Alturas
el dho dia 3 de Junio de 94, estaba mandando en el valle
de Baztan, y linea del Centro, el Theniente General Dn.
Josef de Urrutia, en cuio mando subsistia desde mucho antes por
haver sucedido al sobre dho Dn. Juan Gil, que se retiró por
una indisposición, y subsistia tambien quando el Ataque del
24 de Julio: tubo en esta epoca a su disposición, bastante  con-
siderable tropa reglada, y a mas mucho Paisanage del Reyno,
embiado por los tres Estados de él, sin contar el del valle, y de
la villa de Maya: Diariamente inquirian con encargo del
dicho General, varios sujetos del Pais, y practicos en todos
los terrenos, y de Espiritu, el estado, disposición, y mobimi-
entos del Enemigo, sus Campamentos, maniobras, y opera-
ciones, poniendo cada vez en su noticia todo lo que adberti-
an: viendo que mediante estos informes se mantenia
en inacción, se le persuadió, que según de las dhas diligencias re-
sultaba, y se sabia por otros conductos, no hera dificultosa
la reconquista del todo, ó parte de las Alturas perdidas,
y que seria acertado procurar su logro, antes que aque-
llos se les dejase á fortificar mas: se le expreso tambien
que estaban construiendo un camino carretil, desde la
villa de Urdax, al alto de Otsondo: pasado algun tiempo,
bió el mismo, por abistarse desde su alojamiento, que lo
tenia en la Casa Rectoral del Lugar de Arizcun, que
el dho Camino continuaban haciendo por la falda del
Monte de Goizamendi, que és el intermedio del refe-
rido Collado, ó alto de Otsondo, y del Collado de
Urriztimeatsea: que mas adelante, detrás de los Montes
de Aizalegui, Urlegui, y Bagüe, proseguían trabajando,
con dirección al collado de Ytzulegui, manifestando clara-
mente, que el objeto de abrir el tal camino, no hera otro
que el de Conducir Cañones para batir la villa y Casti-
llo de Maya: No cesaron los Patrienses en insinuar, asi
al General, como á muchos oficiales, lo que interesaba
el recobro del Punto de Verderiz, pues que por su razón na-
tural y practica de los terrenos, conocían sér el mas
critico, é importante de la Frontera, y se sabia de positivo,
que su guarnición no hera grande; y que si no se ponían
los medios de conseguirlo, aunque fuese con sacrificio de
alguna gente, podían resultar fatales consequencias, como
después, por nuestra desgracia, ya se an experimentado. Apo-
iaban su concepto con las reflexiones de que con la apro-
piación del dho Punto de Verderiz, se le contendría al
Enemigo, sin poder aspirar ningún progreso por los
otros, además de proporcionar también la fácil reconquis-
 ta de Alduide, situado al medio dia mas inmediato de
dicho paraje; a todo lo qual respondia fríamente el Gene-
ral, diciendo, que se les dejase bajar al llano, y que allí se les
escarmentaría : No se acontentaron con lo expresa-
do los Patricios, sino que estimulados de su grande deseo,
y en vista de que no se hacía aprecio de lo que represen-
taban, estuvieron determinados algunos del Batallon
del valle, á impetrar del dho Gefe, la Permisión de
Atacar con su gente, y la de Alduide, con que se dignase
dar, para todo evento, la reserva competente de tropa
reglada, bien que considerando el asumpto con mas de-
tención, por algunas razones que no se les ocultaba, espe-
cialmente por las de tener sin duda la negativa, y
qué dado caso de conformarse con la solicitud, no logran-
dose el Plan, se acentuaría su crédito, y el de todo el
valle, con consiguiente mengua de sus Serbicios anteriores,
desistieron del Pensamiento, y dejaron correr las cosas
a su suerte.

                        Concluido el camino mencionado, pusieron los Enemi-
gos, en la cumbre de dho monte de Bagüe, un Campamento,
con Porción de tiendas, y plantaron el Arbol de la Libertad
con su Bandera Tricolor, ambos a la vista del valle, y de la
villa de Maya, y habiendo subsistido en esa forma bas-
tantes días, la madrugada del 23 de Julio, nos combenci-
mos del objeto de su construcción, pues con un tiroteo de
Cañones, dieron la señal de haverlos  conducido hasta el dho
Collado de Ytzulegui, que esta a la parte Ymferior de la
referida Altura de Baguhe, y para la media tarde sigui-
ente, maniobraron su transporte, hasta el paraje de
Nastegui,ó, Arlutarri, con los que inmediatamente
empezaron a disparar a la villa y Castillo de Maya, y
llegaron las Balas de uno de á ocho, y pasaban por
encima las Granadas de un obus, y aunque adbirti-
endo estos movimientos, se les opuso resistencia, y se
sostubo en todo el dia con mucha vibeza, no se pudo ebi-
tar, por la ventaja del terreno, que conseguia el Enemigo
y cubrir la cuesta la maior parte del camino: con este
hecho, y por las anteriores noticias que se tenian, se cono-
ció, que estaba cerca la verificación del Ataque, con que
nos amenazaban, y en efecto se realizó la mañana siguiente
del 24.

                        Los Hechos relacionados, y la retirada, ó fuga
extraordinaria de nuestro Exercito ,hasta el lugar de
Almandoz, sin reunirse siquiera en Yrurita, ó Zuraurre
como facilmente, y sin ningun peligro pudo, como con repetición
queda antes adbertido, agregandose la disposición en que
behian, de continuar tambien mas adelante su marcha,
dieron fundamento a los Patriotas, y a otros muchos de
fuera, para sospechar, y confirmarse, que algun impulso
oculto, hera el origen del abandono del valle, y de los
males, y desgracias que experimentaban en sus Personas, y
vienes, en recompensa de los sacrificios, y servicios, que
constantemente havian hecho en todo el tiempo de la
Guerra, y en los pasados, y crecía su sentimiento natu-
ral tanto quanto behian mui posible el salbamento
de gran parte de los muebles, y comestibles de que se
havian pribado por esa razon.

                        Poco tiempo antes de el dho subceso del Ataque
se le confirió el mando en Gefe al  Sr. Conde de Colomera
Virrey, y Capitan General de este Reyno, qui-
tandoselo, ó deponiendo de él S.M., al expresado Dn. Ventura
Caro, y el dho nuevo Gefe, á fin de enterarse de los Puntos, y
circunstancias de la frontera, y del estado del Exercito, y
de las obras de Defensa, salió de esta Capital de Pamplona,
primero para Burguete, Roncesvalles, y Orbaiceta, y des-
de alli pasó a Baztan, pero por hallarse apoderados de las
Alturas los Enemigos no pudo tomar casi ningun conocimiento:
En este viaje, la noche del 23 á 24 de Julio, se hallaba
su Isa. en Elizondo, y con la novedad de la mañana de este ulti-
mo dia, se retiró á Almandoz, despues de expedir sus ordenes
al General Urrutia, para que obrase, según los conocimientos
militares que tenia adquiridos en su larga estancia, las que
no causaron otro efecto, que el de seguir tambien todo el
Exercito, hasta el dho Pueblo de Almandoz, dejando a discre-
ción del Enemigo todo el valle, y los inmensos vienes de sus
naturales: En bista de esto dho General en Gefe, precedente
consulta con los otros Generales, y varios oficiales de gradua-
ción, acordó que la mañana siguiente se dibidiera nuestra
gente en dos trozos, que el uno marchase a la villa de
Santestevan, y el otro a la Altura de Zuraurre, pero
haviendole llegado al tiempo de hir á ponerse en execucion
este Plan, un Expreso, con la noticia de que los Enemigos
se havian apoderado de la villa de Vera, suspendió la
idea, y tomó la de partir , como lo hizo luego a Lanz,
mandando le siguiese el Exercito, dejando una corta parte
en Almandoz, cuio Pueblo quedó libre de la tropa dentro
de pocos dias: De este modo se les facilitó a los Enemigos
campo para pensar en otros Progresos maiores.

            Se adbierte que el dho General en Gefe Caro, dio con
agrado las quejas, que los Baztaneses tenian contra los
Baigorrianos, mas que de otros de los Pueblos fronterizos
de Francia, por la Peor conducta que siempre obserbaban
y los agrabios que en todos tiempos havian recivido, y mani-
festó su Isa. publicamente , que tomaria providencias para
procurar su castigo: en efecto determinó atacar al valle de
Baygorri, y en la Junta de generales  que hizo para concer-
tar el Plan, quedó acordada la execución para la madrugada
del dia 30 de Septiembre de 1793, y que la Banguardia de
el, havian de componer los voluntarios de este Reyno, y los
Paisanos del valle, dando por pretexto, de que heran mas
practicos de los terrenos: La noche antecedente salieron
todos los que havian de entender en la dha operación, a
juntarse en Errazu, ó sus inmediaciones, y tomó el
dho General otras disposiciones para auxiliarla, por las
partes de Roncesvalles, y Alduide, pero haviendo so-
brebenido una llubia, la citada mañana, fustró todas las
medidas, y se suspendió por entonces el Ataque, y aun-
que se creió, que despues se pondria en practica, nunca
llegó el caso, por haverse adelantado la estación, y segui-
do el Ymbierno.

                        En todo el tiempo de la Guerra, desde su Pu-
blicación, hasta el mencionado dia 24 de Julio de 1794
se sostubieron por los Españoles muchos encuentros, y
funciones de entidad, por las partes de Vera é Yrun: En
los principios lograron bastantes ventajas: ocuparon la
villa de Sara, y destruieron el Campamento que pusie-
ron los Enemigos entre ella y el Pueblo de Semper: Con-
quistaron los Pueblos de Viriato, y Endaia, con el cas-
tillo de este, el qual tambien destruieron: Formaron
en Pais Enemigo, diferentes Baterias, Atrincheramientos,
y otras obras de Fortificación, y continuando los en-
cuentros, y choques, siguieron en largo tiempo, con va-
riedad, los subcesos, durante el qual, quemaron los nu-
estros muchas casas, Abitaciones, y Bordas de los France-
ses, en los dhos Viariato, y Endaia, Orduña (U r r u ñ a ?, y en otras
partes: Los principales sucedieron en 22 de Junio de 1793,
en que los Enemigos, reconquistaron el Pueblo, y Castillo
ya derruido de Endaia, y en 23 de Julio del mismo año,
en que desde una Emboscada cortaron a los nuestros, que
en numero de cosa de 1500 hombres hiban a hacer una
descubierta, en cuio lance entre muertos, y Prisioneros
perdimos pasados de 300 hombres, sin contar los Eridos,
y el Genl. en Gefe, perdió también la mula en que
hiba montado, y se retiró a Yrun sin Espada, y
sin sombrero, debiendo su libertad a Dn. Pedro de
Ubeda, Gefe de la Compañía , que llaman de los Contra-
bandistas, pues se aseguró que de lo contrario le
llebaban Prisionero; Y finalmente en el año 1794
despues de haver habido otros varios encuentros de considera-
ción, adelantaron los Enemigos su Posición, abanzando has-
ta la Frontera, e hicieron bastantes tentatibas, a
fin de Penetrar en Vera, é Yrun, pero se les resistió, y
contubo.

                        Este es el Estado sustancial en que se hallaban
las cosas el expresado dia 24 de Julio de 1794, pero el Ata-
que, y ocupación del valle de Baztan, y villa de Maya, pro-
porcionó a los Franceses la continuación de sus progresos: y
visto que nuestro exercito se retiró a Almandoz, y de
alli a la Banda de acá de los montes de Velate; una parte de
su gente despacharon por las montañas en el mismo dia, hacia Vera, y con las
demás, en los siguientes, ocuparon los valles de Vertizarana,
Santesteban de Lerin, y otros diferentes de su contorno:
La enunciada villa de Vera, por la cara ó lado que mira a
Francia, estaba defendida con Fuertes Baterias, y Cantidad
de tropa, y no podían los enemigos Penetrar, pero con el
dho Refuerzo, acometiendo por la Espalda lograron tambien
luego su conquista, como se a dicho, el referido dia 25 de Julio,
y enseguida la de las quatro villas restantes de Echalar,
Lesaca, Yanci, y Aranaz, apoderandose al mismo tiempo
de gran Porcion de Artilleria, y Cantidad de Municiones de
Guerra, y Boca, con cuio hecho quedaron asi bien a discrecion
del Enemigo, las maderas que estaban conducidas, en los
años pasados, a las margenes del Rio Vidasoa, de los valles de
Ulzama y otros de este Reyno, para la Rl. Armada de S.M.,
que asi bien hera mui considerable. Conseguida la ocupación
de los mencinados Pueblos, se dirigieron á sobre Yrun, á cuio Pue-
blo, Baterias, y fuertes, con que estaba Guarnecido, ata-
caron con tanta fuerza, por su frente, y Costados, que dentro
de algunos dias lograron igualmente su Rendición, cogiendo
mucha parte de la inmensa Artilleria que lo defendía, y
los Almacenes que havia de todo genero; lo mismo executa-
ron con la Ciudad de Fuenterrabia, y otros diferentes Pue-
blos de la Provincia de Guipuzcoa, hasta Tolosa, Azpeitia,
y Azcoitia inclusibes; todos ellos tomaron en fuerza de
Armas, pero la Ciudad de San Sevastian, Cabeza, ó Ca-
pital de la misma Provincia, se les entregó, pues se dió
con admiración, y asombro del Publico, que apenas lle-
garon a sus Puertas les salió a recibir el Alcalde, y
teniendo para entonces desarmada a la guanición, les
dejó entrar a discreción, y lo propio, hizo del Castillo,
el Governador de la Plaza, pretextando, como al parecer
hera cierto, que no tenia municiones para defenderse,
con cuia impensable novedad, las Gentes de la Ciudad se
vieron repentinamente encerradas dentro de ella , y
entre el Enemigo, sin otro arbitrio, que a bajar la
Cerbiz, y someterse a la ley que les quisiese imponer,
á reserba de una porción, que por Mar fugó en
Barcos á donde Pudo.

                        La realización tan breve de estas desgracias para
Los Españoles, y grandes progresos para los franceses, pro-
bino del abandono con que se defendió la frontera respec-
tiba al valle de Baztan, y principalmente de no haverse
recuperado el Punto de Verderiz, lo que és tan cierto, que
el dudar sería lo mismo que pedir luz a la misma Claridad,
pues además de que con mucha anticipación, tenían los Baz-
taneses previsto ante Caro, como antes se lleva insinuado,
conservándose en nuestro  Poder aquella altura importante,
no podian despachar los Refuerzos que embiaron contra Vera,
Yrun, y Fuenterrabia, ni acometerles por la Espalda, para
cuio concepto basta tener un poco conocimiento de la dha
frontera, y de las situaciones de sus Puntos;y aun quan-
do sucediese la verificación de la Conquista de los dhos tres
Pueblos, y sus fortalezas en fuerza de gente, tampoco és
dudable, que a los Enemigos les havia de Costar el
exito, mucha sangre, tiempo y travajo.

            Desde los principios de la Guerra, hasta el dho dia
24 de Julio de 94, han sido muertos por los Enemigos diferentes
vecinos, y naturales del valle, y de la villa de Maya: el prime-
ro que le tocó la suerte fue Thomas de Argain, vecino de
Almandoz, que fue muerto de Bala, en el monte de
Arguibel, antes que Alduide se sometiese a la Domina-
ción Española: El dia del Ataque de la Banca murió
ó le mataron, á Ysidro de Aldalurra, vezino de Zuaz-
toy en Azpilcueta: algún tiempo antes de dho dia 24 de
Julio mataron á Juan Martin de Iribarren, vecino de Maya:
Thomas de Baquedano, vecino de Errazu, poco antes ó después
tubo igual suerte: El mismo dia 24 de Julio, fueron muertos
Juan, y Pedro Josef Linzuain Miguelicorena, Padre e Hijo,
Dueños de Salaberria de Errazu, Juan Thomas de Latadi, Due-
ño de Echetoa de Oronoz: Francisco, alias Ezpain de Arraioz,
y Juana Maria de Arguinarena, Dueña de Dorrarena de
Maya; y hubo Porción de Eridos: Quando el Ataque de la
Banca, fueron Prisioneros Jaime de Larrachea, Juan Josef
de Elizalde, Juan de Plaza, Juan Bautista de Barreneche,
Fermin de Urdaniz, Juan Miguel de Mortalena, y Josef de
Yrungaray, todos de Lecaroz: Juan Francisco de Yturralde
vecino de Arraioz: un hijo de la Casa de Gamiochipia de
Yrurita: El Casero de la casa de Archeberrorena de Elizondo,
el criado de la casa de Margaritarena del mismo, y el de la
de Gaztelua de Elvetea, que todos hiban de Bagaje el
expresado dia, conduciendo las municiones: cuios Prisioneros,
que en todo componían doze hombres, fueron cangeados
cosa de tres meses después, con otros tantos Baigorrianos,
que nosotros teníamos en la misma calidad de Prisioneros:
Subsistian en el dia en Francia los tres mozos de Errazu,
cogidos quando la sorpresa del Reducto de Larzabal, y
son los hijos de Yturraldea, Mariscorena, y Echeberria
de Gorostapolo, y dos Pastores del mismo Pueblo, que
antes llevaron los franceses: El dia 3 de Junio de 94
en que atacaron los Enemigos, y recobraron a Verderiz
nos llevaron a Leon Phe. De Maritorena, Juan de Ni-
colaurena y a Juan Bautista de Ynda, vecino y  naturales de
Lecaroz: un abitante de Elizondo llamado Diego: un hijo
de la casa de Jaimerena del mismo lugar: uno de Oronoz N.
Sarratea , con otros tres mas , dos de ellos del mismo Pueblo, y
el tercero ignoro de qual: Y el dho dia 24 de Julio lleba-
ron de las Abanzadas al Dueño de la casa de Aldecoa de
Ziga, y al de la  de Arguinarena de Gorostapolo, y todos
estos sujetos tambien se mantienen Prisioneros, menos el
ultimo que aora poco bino de francia.

La suerte, que tubieron el valle de Baztan, y
la villa de Maya, el referido dia 24 de Julio, acarreó a sus
Gentes, á mas de la perdida de sus casas, y vienes mui fa-
tales consecuencias: Emigraron de resulta de la entrada del
Enemigo, cosa de seis o siete mil Almas de ambos sexos,
y de todas Edades: se refugiaron de prompto, en numero
crecido en los valles, y Pueblos mas immediatos, despues de
pasar los montes comunmente llamados de Velate, y
otros muchos, continuaron hasta esta Ciudad de Pamplo-
na, y a otras Poblaciones de lo Yntrerior  i Aunque sus
desgracias, y la precisión , que tenian de amparo, los hacia
dignos merecedores de ser tratados benignamente, y re-
cividos con amor, y Caridad, experimentaron en la
maior parte, todo genero de valdones, ultrajes, y tira-
nias: se les trató, entonces, y despues, de Espias, trai-
dores, Asamblistas; que haciendo un cuerpo con los Fran-
ceses havian procedido contra los Españoles, tirandoles muchos
Balazos, y no han cesado de atribuirles todos los demas des-
precios, y Falsedades: otros han sido robados de sus cortos
Reales, y efectos, y á otros se les há exijido por el mas  mí-
sero sustento, y las mas reducidas, é incomodas Abitaciones
Cantidades excesibas; llegó a tanto grado la inhumanidad, y crueldad,
que á varios de los Emigrantes se les negó por su dinero la
ospitalidad, ó cubierto para sola una noche, diciendoles en
sus caras expresiones indecorosas, y ofensibas, y no faltan
quienes han oido las de que los Baztaneses merecian un
poco de soliman, y aún , que les havian de dár en la comida
de ese genero, y otras que no és posible relacionar por menor:
No se ha librado el clero del valle, y Maya de experimentar
tambien por su parte alguna extraordinaria violencia: A
luego que se refugiaron á esta Ciudad, á resulta del Ataque
Y ocupación de aquel Pais, sin embargo del justo motibo
que les obligó a buscar este asilo; se hallaron con la inpen-
sada novedad de haver mandado su superior ordinario, por
un Edicto publico, que no se les permitiese celebrar el
Santo Sacrificio de la Misa sin su licencia especial, lo
que les precisó á renobar las que tenian de antes, y
subsistian en Pie: Pasado largo tiempo, fueron Ynterpelados
los Parrocos por el Provisor, en vida del YLTmo obispo ultimo
de esta Diocesi, para que diesen con separación, y por
escrito, las Causas, por qué se mantenian ausentes de sus
respectibas Parroquias, con lo que cumplieron puntualmente
y haviendo sobrebenido a su Yma. un accidente, murió el
mismo dia que le acometió, y por haverse suspendido por
consiguiente las funciones del Previsor, y refundido estas
en los Governadores, que nombrase para durante la sede va-
cante, el Cavildo de la Santa Yglesia Cathedral, pasó el expediente
a su mando: No hallando sin duda razones el Gobernador
………………………   que tomó conocimiento del asumpto para
mandarles que fuesen a sus Parroquias, en las circunstancias
de entrar en Poder de los Enemigos, decretó, que el fuero ecle-
siastico, y Cura de Almas, pidiera lo que tubiese por
combeniente, y la instancia que produjo, se comunicó a los
Parrocos, para oir á ambas partes en Justicia; y subcesiba-
mente admitió la Causa a prueba: Sin concluirse el
termino probatorio, estando el litigio sin estado de probe-
erse ninguna denuncia, ni Decreto Ynterlocutorio, se
ha visto con admiración del Publico de Pamplona la
Providencia extraña, é irregular de haverles llamado
el Governador a su casa, de dos en dos, por medio de un
Ministro: presentados ante él, les intimó la suspensión
de Misa y Confesión, y el mandato de que fuesen luego
con el mismo Ministro, y su remisiba firmada, al
Seminario, y combentos a que los destinó: que en ellos
estubiesen Encerrados hasta nueba orden, siguiento todos
los actos de las Comunidades, sin Comunicación entre si
ni con otras Personas, mas que con sus defensores: Luego que
este Caso se hizo Publico, se decia por las Calles, y Plazas
que los Curas de Baztan havian sido llebados Presos, y
como todos ignoraban los motibos de una Providencia se-
mejante juzgaba cada qual lo que su imaginacion le
sujeria : En el termino peremptorio de las pocas oras que
mediaban, desde quanto recibieron la expuesta orden hasta
la noche del mismo dia, en que la devian cumplir, comuni-
caron el pasaje con su Abogado Defensor; y este les
persuadió , que antes de obedecerla combenia representarle
haciendole presentes las poderosas razones de que se hallaban re-
bestidos, para no dever cumplir, y en efecto la propia
noche prebinieron el Pedimento Correspondiente, para
presentarle la mañana siguiente, pidiendo en el, sobre-
seimiento de lo decretado: Llebando el Governador ade-
lante, al parecer con demasiada calor su expresada Provi-
dencia, y recelandose sin duda, que no se obedeceria, se
supo, que por medio de terceras Personas preguntó en
el Seminario, y Combentos, á oras intempestibas de la
dha noche, si los Parrocos havian hido a sus destinos,
e informado por la respuesta que dieron en ellos, de
que faltaron á ella, hizo solicitar enseguida sus
Personas, no solo en sus Casas, sino es tambien en otras varias de la
Ciudad, cuia diligencia se repitio en una, ó dos noches mas,
de las siguientes, pero no se les dio alcanze por haverse
ocultado de esta especie de Persecución: Pasados como
tres dias, reconociendo sin duda el Governador el desarre-
glo de sus Procedimientos, absteniendose del Conocimiento
de la Causa, remitió esta al otro Governador su Compañero;
Este rebocó inmediatamente el dho decreto de suspensión
y arresto, mandandolo tildar, y borrar, y que el nego-
cio se siga en lo principal por los tramites regulares, y
de este modo quedaron los Parrochos reintegrados en su li-
bertad, y en el uso de sus licencias: Para entender, ó Ynfe-
rir de qué pudo probenir el dicho mandato, ó el Espi-
ritu que le mobió al dho superior para acordarlo, se
prebiene como hecho cierto, que los Parrochos le tenian
ya recusado para entonces: los pasajes antecedentes que
les obligaron á ello fueron en sustancia los siguientes : el
el dho Governador a los principios, que llegó a sus manos el
expediente, se manifestó deseoso de que los Curas de su propia
voluntad fuesen a sus feligresias para asistir Espiritu-
almente a las Almas que residian en ellas, pero despues
…………………………..   mudando de Concepto, empezó á per-
suadirles, que cumpliesen por obligación, y finalmente á De-
clararles de que la tenian de precisión; apurandoles mas
y mas cada vez, que se presentaban ante el: No des-
entendiendose los Curas de estos antecedentes, y prebiendo
de ellos, y de otras razones, que para proceder en rigurosa
Justicia como requeria, y pedia un litigio de esta Calidad
considerandose rebestidos de fundamentos solidos, para no
hir a sus Parroquias, como ya los tenian alegados en parte
y probados, y esperaban jutificar completamente en lo
restante, tubieron a bien de usar de atención por dos veces, y
hacerle presente por medio de tercera Persona, que en
atención a las dhas causas, no estaban satisfechos, y se abs-
tubiese en el  Conocimiento: despreció esta Politica, no
queriendo desprenderse de él, en cuia vista le pidieron
licencia para producir el Pedimento competente, les
concedió, y presentaron uno en que por menor osten-
taban, todas las que comprendian ser el Caso para su
defensa natural, en terminos que no ofendian verdadera-
mente la Persona de dho Superior: estando este , de este
modo recusado plenamente, y sin dar lugar a la de-
cisión de si las Causas eran bastantes, ó, no para
una lexitima recusación, por el medio que se suele
practicar, procedió a tomar la providencia arriba
expresada del ar**endo , y suspensión , sin embargo de
hallarse inibido por entonces para ella, y otra qual-
quiera inerente al asumpto, como asi lo declaró el
otro Governador con el hecho de mandar tildar, y
borrar el decreto que la prescribía:

            No ignoran los Bataneses, que el concepto en
que se les ha tenido, y tiene de traidores, Espias, y de
haver hecho un Cuerpo con los Franceses, tiene principio
en la fama injusta, e inberidica, que han esparcido mu-
chos oficiales, y soldados del Exercito, con el malicioso
fin de encubrir su cobardia, y la falta de Cumplir con
la obligación, para que los mantiene el Rey: Ni ignoran
tampoco, que la misma fama han esparcido tambien a
otros Paises mas distantes, haciendoles objeto de Ludribio
publico en todas partes, pero lo que mas extrañan es, que
en Pamplona, y en el resto del Reyno, donde se sabe que
Baztan és un valle compuesto de catorce Poblaciones;
una pequeña parte de la frontera , respecto de la que compre-
ende la comfinación del dho Reyno con la Francia, y los
grandes sacrificios que ha hecho en servicio de su Rey,
Y señor natural, y defensa de los ogares de sus Moradores
y terminos propios, hasta el mismo Punto en que fue
Atacado, y ocupado por los Enemigos, costeando a sus ex
pensas propias la manutención de su Batallon sin el
menor detrimento del Real Erario, en mas de año, y
medio, crean, y digan publicamente, que han sido
traidores, y Espias, y que la multitud de Presos, que
con frecuencia se an traido de meses á esta parte, de
hacia todas las partes de la dha Frontera, al ver que
benian del Pais conquistado, sean todos Baztaneses, siendo
el Comun decir: ahora tambien han traido un Baztanes,
o unos Baztaneses: quando para uno, que  haia sucedido de
aquel valle, lo menos veinte heran de otros valles, y Pue-
blos: En un gran numero semejante de Prisiones cojidos
por sospecha de Espia, no se a encontrado culpado a ningun
Baztanes; uno de fuera de él ha sido Castigado con Pena Ca-
pital, y dos, el uno natural de Urdax, ó Zugarramurdi, y
otro de Alduide, se teme tengan igual suerte: Ni se
probará, que ni un solo Paisano del valle haia echo la villania
de tomar la Arma a fabor de los Franceses, y contra sus
compatriotas; y es constante , y ebidentemente cierto
que una gran parte del Exercito Contrario, el dho dia
del Ataque 24 de Julio, se componia de los Baigorrianos,
y de otros Pueblos de Labort, y que binieron vesti-
dos con el traje regular, que acostumbran llebar en su Pais,
que heran los que no menos Guerreaban , y como behian
los nuestros, la similitud del vestuario de los Baztaneses,
lebantaron la falsedad insinuada de que estos hicieron
un Cuerpo con los Enemigos.

                        Algunos vecinos, y naturales de dho valle de
Baztan, y de la villa de Maya, tubieron la fortuna de
escapar de ser Presa de los Franceses, varias Porciones
del ganado, y aun que tambien heran acrehedores, a que
se les recibiese en las Yerbas de los lugares, a donde se diri-
gieron a un moderado precio, a los unos se les negó esta
justa instancia, y a otros se les ha exigido con exceso,
y rigor, y a los mas casi se les ha consumido el valor en
pagar aquellas, y los Prendamientos, de modo que en
parte mas les ha servido de pensión su ganado, que de
provecho, no haviendose dejado de extrañar, que los emi-
grados en atención a sus sacrificios, y perdidas de sus vie-
nes, no haian sido apadrinados con Providencias Corres-
pondientes a sus necesidades, y angustias, ó por el Consejo
ó por el Reyno, particularmente en lo respectibo a faci-
litarles la Hospitalidad para las Personas, y Yerbas para
los ganados, sin embargo de que no han sido pocos los re-
cursos e Ynstancias que se han producido, a lo menos para
lo ultimo.

            A mui breve tiempo despues de la emigración, empe-
zaron a manifestarse otras resultas no mejores, que
en parte obligaron á olbidar lo pasado: muchos Baztane-
ses, y de los demas Pueblos ocupados por losEnemigos
empezaron á enfermarse, descubriendo los efectos del susto,
Cansancio, rebolución de humores, y otros travajos que
tenian padecidos, y experimentaban en la actualidad,
y a morir la maior parte de los que adolecian, y havi
endo proseguido con incremento hasta el presente, ha
fallecido considerable numero, de modo que en el dia faltará
mas que la tercera parte, y cerca de la mitad de la gente,
a cuia excesiba mortandad, no habrá dejado de Contribuir
mucho la indigencia de los mas para sustentarse, y abrigar-
se debidamente, la novedad de la falta de Camas, los cubier-
tos incomodos, y los grandes frios, y Humedades del Ymbier-
no ultimo, que lo ha sido mui rigido, haviendo bibido antes
en sus Casas, socorridos de buenas Camas, lumbre, y demas
utensilios indispensables para la vida humana.

            No contentos con los servicios, y sacrificios hechos,
hasta que por la fuerza de los Enemigos fueron arrojados de
sus Casas, y Patria, y sin embargo de que mui justamente
podian escusarse de la Continuación, desde aquella epoca, no les
dio lugar su constante amor, y lealtad al soberano, para
dejar de Aderirse a las Providencias acertadas que toma-
ron los tres Estados de este Reyno, Juntos en Cortes para
proporcionar la conserbación de lo restante de él, ebitando
maiores Progresos de los franceses: incorporandose a ese
fin los mozos del valle, y de la villa de Maya en el Bata-
llon de Bascongados, que se formó, que es el del numero tres
de los Voluntarios, y están sirbiendo en el, haviendo so-
bre llebado en el Ymbierno ultimo una fatiga incompara-
ble en la villa de Lanz sin camas, y con otras incomodidades,
dando abanzadas a los Puertos de Velate, y Odolaga,
sufriendo, y traspasando grandes Nebadas, de cuia
resulta enfermaron muchos, y han fallecido, y fallecen
diferentes; de lo que se imferirá quan traidores han
sido, y con qué injusta razon, han comprometido los de la
tropa en el publico, su onrra, e estimación; pero esperan
que llegará algun dia que en nuestra Peninsula se sepa
con verdad, la falsedad de la fama que han estendido,
y la certeza de los grandes servicios que han hecho, y el
valor, y Eroismo con que se han portado en terminos que
al poco fabor, ó auxilio que hubiesen tenido, á caso no hu-
biera penetrado el Enemigo con la facilidad que executó
el 24 de Julio: Que és la relacion de los hechos, sencilla, y
fidedigna sin distar de la verdad, ocurridos hasta esa
Epoca, y posteriormente, respecto a los Emigrados; y pasan-
do á mencionar las subsiguientes operaciones de la Guerra
hasta la fecha de este Papel, el que lo firma lo hace en
la manera siguiente=

                        De resulta de la ocupación de Baztan, Maya,
Vertizarana, Santesteban de Lerin, y de los demas Pueblos
de Navarra, y Guipuzcoa en los meses de Julio, y Agosto de
1794, como queda expresado, lograron los Enemigos Posiciones
mui mas ventajosas, que las que tenian hasta entonces,
para proporcionar, y conseguir nuebas Conquistas, y asi el
dia 16 de octubre del mismo año, dieron en toda la linea de
este Reyno, otro Ataque con todas sus fuerzas, logran-
do apoderarse de las dos Reales fabricas de municiones
de Orbaiceta, y Eugui, de los pueblos de Roncesvalles
Burguete, Espinal, valles de Erro y Esteribar, villas
de Lanz, y Ostiz, valles de Ulzama, Anué y de otros Pue-
blos, y valles : En el Punto de Lecumberri mandaba
el The. Genl. Dn. Josef de Urrutia, quien despues de haver
contenido al Enemigo, superior en fuerzas por algunas oras,
tubo que replegarse a otro Pueblo de mas acá: En Ulza-
ma mandaba el Mariscal de Campo Dn. Gaspar Paternó,
y en Lanz, el Theniente General Dn. Francisco Orcasitas: Es
tos dos Generales, según fue publico, y notorio, sin ver
al Enemigo, con sola la noticia de que benia, abandona-
ron sus respectibos Puntos, y se retiraron con su Exercito,
hasta las proximidades de Pamplona: En la Rl. Fabrica
de Eugui comandaba el Brigadier Dn. Domingo Ferz. de
Cueto, Coronel del Regimiento de Ymfanteria del
Principe, quien hizo una defensa gloriosa, pero por la supe-
rioridad  de los franceses, fue vencido al fin, y caió Prisio-
nero, con otros muchos oficiales, y soldados de su Reximto.
y de otros Cuerpos: En Burguete, y en la Fabrica de
Orbaiceta mandaba el The. General Duque de Osuna;
este no pudiendo conserbar sus puestos , se replegó
a Agoiz: Fue tambien publico, y notorio entonces,
que estos malos subcesos, se atribuian en gran parte
al abandono, ó Cobardia , con que se Condujeron en el
Centro, Paternó, y Orcasitas, y haver por este moti-
bo embiado el Enemigo, por no tener con quien
Pelear, un trozo grande a la dha Fabrica de Eugui, atra-
besando los montes intermedios, el qual contribuió a la
rendición de ella ademas de haver pribado a Cueto ese echo
de poder reforzar á Osuna, con parte de su gente, como al
parecer sería así del  General en Gefe; No se pueden
firmemente encarecer los grandes perjuicios, que a nuestra
Monarquia sobre binieron con la perdida de las citadas dos
Reales Fabricas, de Cantidad de Cañones, Municiones,
y viberes, y de los inmensos caudales, gastados en las
obras de fortificación y defensa y en otras del serbicio de
aquellas.

                        Ya se deja dicho, que muchos de los Emigrados
de Baztan, y Maya, con motibo del Ataque, y ocupa-
ción de 24 de Julio, se ampararon en el valle de Ulzama,
y en otros valles, y Pueblos mas inmediatos, y subsisti-
endo en ellos , quando se verificó el del dia 16 de Octubre
experimentaron la nueba desgracia de caer en manos
de los Enemigos, una gran parte, con sus muebles, y Por-
ciones de ganado, y viendose, de este modo, como Escla-
bizados, entre los vencedores , sin arbitrio para fugar,
con reserba de sus efectos, y llegada la estación de la re-
colección del fruto de Maiz, que dejaron sembrado
en sus Heredades, consumidos ya los mas, sus pocos abe-
res para atender a su ulterior manutención, Finaliza-
do el verano, y tiempo de emplearse en los traba-
jos, para ganar con que sustentarse, prebision consi-
guiente del aumento de sus travajos, y miserias, les
impulsó, juntamente con otras varias Consideraciones, a
retirarse a sus ogares, á muchos vecinos, Abitantes, y
moradores, y asi pasaron á aquel Pais, pero otros
quedaron sin tomar esta resolucion : No fue la menos
poderosa razon para animarse aquellos al regreso, la
de saber, que en Baztan, y Maya, no existian desde
alli en adelante, mas que unos pocos franceses, que no
hacian ninguna estorsión en las Personas; y que las Casas
cuios Dueños estan ausentes, las maltratan, y arruinan:
Han regresado tambien despues acá en varios tiempos, y
especialmente en la estacion presente, que es la de
sembrar el Maiz:

                        Poco antes del mencionado Ataque del 16 de Octubre
estando los Enemigos acampados en gran numero en el
Monte llamado Crucispila, entre Roncesvalles, y Aldui-
de, se les atacó de nuestra parte, en cuia acción quedó
por nosotros la victoria, pues aunque tubimos Porcion
de muertos, y Eridos, los contrarios experimentaron
mui mas excesiba perdida de gente.

            Subcesibamente al dho Ataque de 16 de Octubre,
procuró el Enemigo, adelantarse a esta Ciudad de Pamplo-
na, especialmente por las partes de Zubiri, y de Lanz y
Ulzama, y efectibamente estubo por la primera has-
ta el Pueblo de Anchoriz, y aun al de Zabaldica, pero
se les contubo, sin poder abanzar mas, y por la se-
gunda, hasta las proximidades de Sorauren: llegó
de este modo el dia 24 de Noviembre, en que cabalmente
se cumplian tres meses, desde que fue atacado, y ocupado
el valle de Baztan, en cuia mañana atacaron los
Franceses, según imformes de los Espias, con doze mil
Hombres, dibididos en tres trozos iguales; el uno acome-
tió por el lado de Sorauren y Oricain; el segundo por
el medio, y el tercero por la parte de los Lugares de
Belzunce, Zildoz, y Marcalain, con el conocido intento
de ganar la Altura de San Christobal, o Ezcaba,
y ponerse en disposición de sitiar a Pamplona: Se
les opuso una rigurosa resistencia, y despues de soste-
ner un fuego bibisimo se logró el rechazarles, en
cuia acción, uno de los mas que se distinguieron, fue el
dho Batallon de Bascongados: En los dias siguientes
repitieron sus tentatibas, y se retiraron al fin bien
Escarmentados: A la entrada del Ymbierno, re-
pentinamente, y de noches marcharon todos los
Franceses al valle de Baztan, Vertizarana, y
otros Pueblos de la Banda de allá, dejando entera-
mente limpia de gente, la parte de acá, explicandose
a varios naturales de este Reyno hiban entonces
a Ymbernar, pero que por Mayo bolberian a la Con-
quista de Pamplona, dando por supuesto, y seguro
su logro.

            Desde la expresada retirada, permanecen
en los mismos Puestos, y se sabe con seguridad, que
durante el Ymbierno han padecido una Emfermedad, y
mortandad mui considerable, de modo que según com-
fesión  echa a un vecino de Baztan por uno de los Princi-
pales del Exercito Frances, ascendian a veinte y dos mil
hombres, los que faltaban en toda la linea de Navarra,
y Guipuzcoa, desde la dha retirada:

            Ya se lleba echa mención, como los Aldudeanos,
quedaron incorporados a la Dominación Española, y que
su sometimiento duraria según se crehia, en tanto
quanto les combiniese, y no mas por las razones que
alli se expresan: Quando conquistaron los Franceses
aquel Pueblo, emigraron muchas Personas, y algunas
familias de él a Baztan, y de resulta de haver ocupado
los mismos este valle, los peores para robar los vienes,
y  ganados de sus vecinos fueron los tales Aldudeanos, y
se sabe que posteriormente han continuado en los
propios excesos, asi en Baztan, como en otras partes
de este Reyno, y que en ninguna parte de la mon-
taña, hay tanto ganado como en Alduide, y todo
adquirido por el insinuado indebido medio: y que ha-
ciendo un cuerpo con los Enemigos no tenemos peo-
res Contrarios que ellos; pero deven aceptarse
de esta Clase algunos pocos, que constantemente
se mantienen Emigrados, y la poca gente que com-
pone la Compañía de los Voluntarios de dho Pueblo;
Y finalmente, para el conocimiento del carácter de
aquella gente, se adbierte que Bauptista de Arranbide,
el principal que interbino con el general Caro, en la
incorporación, como Alcalde que hera a la sazon del dho
Pueblo de Alduide, és uno de los que se rebelaron contra
España, faltando a la fidelidad Jurada, y se halla
Preso en esta Ciudad, desde meses a esta parte, a quien
le prendió una noche, un oficial, junto al varrio de la
Magdalena de ella , por haverle visto Casualmente, y no
ignorar su Conducta, persuadido que su benida hera con
objeto perjudicial á nosotros.

            Los Baigorrianos han dado tambien nuebas
pruebas de su Perbersa conducta, pues han executado
muchos Robos, y otros excesos en los Pueblos Conquitados
uniendose en cuadrillas, y dispersandose en Caminos,
Caserios, y Bordas, y los mismos han robado, y muer-
to a Puñaladas á Thomas de Yribarren Dueño de la
Casa de Echetoa de Arizcun, en el puesto llamado Oro-
videa: Los lugares de Zilbeti é Yragui, y varias
Bordas , y Casas del valle de Erro, han saqueado, y
llevado grandes Porciones de ganado, y muebles, y
no se ignora, que estos excesos han executado por solo
su antojo, y particular provecho.
Hasta oy 28 de Abril de 1795-

Desde la fecha en que se finalizó la relación antecedente
se fue Engrosando considerablemente nuestro Exercito por los
refuerzos de tropa, reclutas, lebas y quintos que fueron bini-
endo quasi continuamente, y este Reyno de Navarra
á mas de los Batallones numero primero y dos de sus voluntarios
y el del numero tres que se formó con los Bascongados de los
Pueblos conquistados por los Enemigos el año ultimo de 94,  le-
bantó otros cuatro Batallones con sus Naturales, los quales
Vestidos, Armados, y Adiestrados en el Exercicio, se incorporaron
al Exercito de la linea por la primabera de este de 95- haviendo sido
nombrado Comandante General de los siete Batallones Dn. Manl.
de Lapeña, Mariscal de Campo, natural Navarro; De modo
que el referido nuestro Exercito se puso en un Pie tan respeta-
ble compuesto de gente robusta, bien mantenida, y equipada
de todo lo necesario, que en el concepto comun de todos, fundado
en las verdaderas noticias del numero, situación, y estado de-
plorable del Contrario, y de que no pasaba en mucho mas de la
mitad del nuestro, hera facil de rechazarle dandole un Ata-
que y hecharle no solo de los Dominios de S.M., sino es
tambien internar a poco empeño con que se tomase el
asumpto, en el Pais enemigo: Durante el Ymbierno, y
Primabera se continuaron con actibidad las obras de Defensa
y fortificación de Pamplona, y se acopiaron mui considerables
Provisiones de todo genero de viberes, Municiones, Leña,
Carbon, y de todo lo demas necesario asi para la asistencia
de la tropa, como para el caso de ponersele sitio a dha
Ciudad, de suerte que todo se puso completo con mucha
abundancia capaz de poder subsistir en largo tiempo.

            Sin embargo de ello, y de saberse como queda insinuado
la inferioridad de las fuerzas enemigas, que no podian recibir a lo me-
nos de prompto refuerzo alguno de consideración; y que estaban
mui escasos de viberes, y de otros efectos precisos en la Guerra,
no se a bisto otra cosa que una inacción irrisible por nuestra
parte, tolerando con ignominia los Daños en el
Pais conquistado, y la nota de collones con que los Enemigos han
tratado a los Españoles: No han cesado en este tiempo los tres Estados
del Reyno juntos en Cortes por su parte; y las Provincias por la suia
de hacer representaciones energicas asi al Principe de Castelfranco
Virrey, y General en Gefe, que subcedió al Conde de Colomera,
como a su Magd. , suplicando se les atacase a los franceses, y se pusie-
sen los medios de hecharlos del Pais que ocupaban, pero ningun
efecto causaron, y lo unico que se bio fue sacar Porción de tropa de los
Quarteles, que ocuparon en el Ymbierno, y destacar al Centro, y
a las Alas derecha, é Yzquierda, situando en Zubiri, valle de
Ulzama; y Lecumberri: Con este hecho se aconsoló la Gente,
y  creió que havia llegado la epoca de Atacar, y alejar al enemi-
go, pero quando estaba consentida, y esperando á ver el momen-
to de su verificación, con total satisfación, y aun consentimiento
de que no podia menos de lograrse éxito faborable, se bió con asom-
bro del publico, que nuestras tropas dejando los Puntos que ocupaban
en los tres especificados parajes, se retiraron el dia 2 de Julio
en largo trecho sin ver la Cara al dho Enemigo, y dejaron
a la discreción nuestra la proporción de acercarse á Pamplona
por todas partes: El grueso de nuestro exercito se apostó
en los Verrios, Villaba, y Huarte, dejando abanzadas en los
Pueblos de mas adelante: En la Provincia de Guipuzcoa, en donde
mandaba el Teniente Grnl. Dn. Josef Simon Crespo, se hizo ig.
retirada tres ó quatro dias antes, abandonando las Alturas de
Vergara, siendo asi, que nuestro Exercito de allá ascendia
á catorce mil hombres bien cumplidos, de tropa reglada, y el
contrario á penas llegaba a seis mil, según las relaciones , y
cartas de varios sujetos de dha Provincia: Aquí fue donde
se colmaron hasta el ultimo punto las aflicciones del Reyno,
de las Provincias, y de todos los buenos Españoles, por ver pal-
pablemente verificado lo que con mucha anticipación
tenian premeditado , fundado en los hechos relacionados, y
con otros  que por escusar difusion se an omitido, de que algun
impulso oculto estaba mediando para abandonar dhos Reyno
y Provincias, dando tambien motibo, y entrada para
otras muchas congeturas y comfirmar una verdadera
descomfianza en los superiores: vajo de este Desengaño, y
en bista de que el General en Gefe, tiraba sus Providen-
cias, expetando repetidos oficios, a que los tres Estados
del Reyno, los Tribunales Superiores de Consejo, y Cortes,
otros Cuerpos , y gentes que no pueden servir en la Plaza
en caso de sitio, saliesen á fuera de la Ciudad, y fuesen
á otras partes, repitieron dhos Estados sus representados
si cabe, aun con mas energia que las anteriores, oponiendose
a las Providencias del referido Gefe, fundadas en razones
mui fuertes , y solidas, haciendole ver como a su Mag. las malas
consecuencias que resultarian: la imposibilidad de los Enemigos
para aspirar por ahora a la toma de Pamplona: La facilidad de
alejarles de sus cercanias, con otras cosas mas poderosas; Y repiti-
endo su Ita. sin embargo de ello sus oficios, manifestando que
el Estado de las Cosas exigia, que él por su cargo, pusiese aquella
Plaza en estado de Guerra, y que para ello hera preciso saliesen
de ella, acordaron los dhos tres Estados lebantar bajo del apellido
del Reyno á toda su Gente capaz de manejar la Arma desde la
edad de quince años hasta la de sesenta, despachando para su
mas prompta verificación a varios de los Diputados ó Yndibiduos
de su Congreso, señalando el dia 8 de este mes de Agosto, en el qual
debian estar todos promptos, y listos para obrar contra el Enemi-
go, cuia resolución aprobó dho Gefe, dejando por ello a que
junto con el Exercito, ó, parte de él se atacase al enemigo:
Estando ajustado este Plan, el dia 4 del mismo mes de Agosto
se oieron de las partes de San Juan del Pie del Puerto, y Ver-
deriz porción de Cañonazos, y a pocas oras despues se dibulgó
en este valle de Baztan, y en otras partes, havian sido salbas
en anuncio, y celebridad de la Paz ajustada con la España,
cuia certeza se a confirmado posteriormente de francia y de
Pamplona; y se ha dado fin a la Guerra quando menos se pensaba.
                       
Este Reyno ha dado una prueba publica por la
mencionada resolución, y posturas anteriores, de su Constante
fidelidad, y amor a su soberano, vindicandose al mismo tiempo
del ludribio exparcido por la España por sus desafectos, y
particularmente por algunos del Exercito de ser traidor
al Rey, y otras falsedades imbentadas a su antojo, sin
ningun principio de verdad, como regularmente saldrá  el
manifiesto correspondiente bien Documentado para que todos
los credulos, y engañados se desengañen.

                        Desde el dia 28 de Abril en que se dio fin á esta
relación hasta el anuncio de la Paz unicamente han ocurrido
en este Reyno de Navarra las funciones siguientes:

                        En las Ynmediaciones de Yrurzun atacaron los
franceses el dia 6 de Julio una Partida Abanzada nu-
estra, de cuia resulta hubo un combate bastante reñido, re-
sultando de él la perdida de quatro cientos, y mas hombres
por nuestra parte entre muertos, Eridos, y Prisioneros, cre-
iendo que los franceses experimentaron tambien por la suia
otra tanta, ó maior.

                        Y en 22 del mismo mes atacaron por el mismo
Lado de Yrurzun en un punto en que fué sorprendido
en una Abanzada el Reximto. De Africa cuio Coronel Dn.
Agustin de Goieneta natural de Pamplona, fué muerto,
Erido, y Prisionero el The. Coronel, Erido el Sargento
maior, y muertos y Eridos varios de la tropa.
Arizn. 10 de Agosto de 1795-